martes, 29 de mayo de 2012

Hace falta un Abogado




A juzgar por la siguiente nota, la designación de Reposo como Procurador General trae a la luz dos hechos extraordinarios: (a) Pichetto dice conocer un abogado que "no cometió ningún delito ni cayó en algún hecho inmoral".  El equipo de La Causa no está en condiciones de decir lo mismo (al menos nuestro abogado en residencia no cae bajo esa descripción, ni ningún otro abogado que conozcamos). (b) Si tomamos (a) como una broma, y suponemos que para ser un candidato serio a la Procuración fuera suficiente no haber cometido delitos ni hechos inmorales, cualquiera de los abogados matriculados en el país que tuvieran los años de ejercicio requeridos por ley serían buenos candidatos para ocupar la Procuración, con lo cual podría haber literalmente decenas de miles de candidatos posibles para ocupar semejante puesto clave, lo cual al menos exagerado. Puede haber varios, quizás decenas, con toda la furia cien. ¿Pero decenas de miles? Volvamos al fútbol, lo que más nos importa. ¿Qué diríamos si la AFA sostuviera que cualquier DT recibido podría dirigir a la Selección (aunque esto no fue óbice en el pasado para designar a Maradona), con tal de que no hubiera cometido delitos ni hechos inmorales? ¿Tiene sentido discutir sobre Bianchi, Bielsa, Bilardo, Sabella, etc., pero cualquier abogado nos parece suficiente para la Procuración? La nota prometida:


El titular de la bancada kirchnerista en el Senado, Miguel Angel Pichetto, salió a defender los antecedentes de Daniel Reposo, designado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner como Procurador General de la Nación. El actual titular de la Sindicatura General (SIGEN), cuya designación como procurador aún debe ser aprobada por el senado, fue cuestionado por los numerosos datos erróneos o directamente falsos que incluyó en su currículum.
En una entrevista al Diario de Río Negro, Pichetto desestimó las planteos que hicieron dirigentes y organizaciones contra el hombre al que eligió Cristina para reemplazar como jede de los fiscales a Oscar Righi, quien renunció luego de las acusaciones en su contra que hizo el vicepresidente Amado Boudou en el marco de su estrategia para despegarse del escándalo por el caso Ciccone.
"Reposo es idóneo, con buenos antecedentes en la función pública. No cometió ningún delito ni cayó en algún hecho inmoral que le impida ocupar el cargo. Es un funcionario correcto, sin tacha", elogió Pichetto al actual jefe de la SIGEN y atribuyó los cuestionamientos a "factores comunicacionales que tratan de condicionar el voto de los senadores".
El senador kirchnerista rechazó, aunque a medias, las críticas por el supuesto bajo desempeño académico de Reposo. "Estoy revisando el promedio en su carrera y no creo que sea el que se difundió", dijo, y de inmediato aseveró que aún si el candidato tuvo un muy bajo promedio, eso "no es impedimento de nada" porque "no hay minusvalía" ya que "el requisito (para ser procurador) es haberse recibido de abogado".
Según Pichetto, "lo único reconocible" en las críticas a los antecedentes de Reposo "es su afiliación política". Pero, sostuvo el senador, tampoco ellos es impedimento, "como no la fue la del correcto radical Juan Octavio Gauna, quien después de ser procurador fue diputado e interventor partidario". El legislador, además, mencionó "antecedentes fuera del país: John F. Kennedy nombró a su hermano y George Bush hijo, a su abogado personal".
De cara a la votación en el Senado, en la que el oficialismo necesita dos tercios de los votos de los presentes y las bancas de los peronistas disidentes serán las que decidirán la suerte de Reposo, Pichetto sostuvo que las dudas se deben a "maniobras arteras" y se manifestó "optimista" en cuanto a la aprobación del pliego del candidato de Cristina.

2 comentarios:

PAC dijo...

A esta altura alguien debería explicar cuáles son los méritos de Reposo para ser el titular de la SIGEN.

Andrés Rosler dijo...

Nos habíamos preguntado ciertamente cómo llegó incluso a la SIGEN. Pero creímos que poner en duda su nombramiento en la SIGEN era algo así como criticar a la tía de la protagonista de la película "Mi gran casamiento griego" por su reacción cuando, habiendo invitado al novio de la protagonista a comer, se entera de que es vegetariano y entonces le dice: "No importa, voy a cocinar cordero". Tampoco hay que ser muy exigentes.